Revista Constantes nº 74: Editorial


El año que comienza deja tras de sí un 2011 en el que la Prescripción Enfermera ha alcanzado los objetivos formativos planteados y, más allá de esta cuestión, ha logrado avanzar en el terreno legal, donde el decreto que la regula se encuentra ya en trámite de audiencia en el Ministerio de Sanidad y en poco tiempo será una norma definitiva.

La acreditación para poder prescribir será obligatoria en toda la geografía nacional y, por eso, las competencias que permitirán obtenerla ya están sobradamente recogidas en el programa de los cursos de Prescripción Enfermera y Utilización de Nuevas Tecnologías que imparte de forma subvencionada el Colegio de Enfermería de Córdoba, al igual que el conjunto de la Organización Colegial.

Cursos que van a cumplir el primer aniversario en nuestro Colegio desde que se iniciaran el pasado 17 de enero de 2011. Un año después, serán cerca de 1.500 los profesionales formados para obtener la acreditación nacional obligatoria como enfermero/a prescriptor/a.

Y, por supuesto, en 2011 la formación ha sido, sin duda, nuestra principal prioridad. A mediados de diciembre comenzó el Experto Universitario en Urgencias y Emergencias que ha acogido en este curso 2011/2012 un mayor número de alumnos que en la anterior edición. En total, pronto contaremos con 45 nuevos expertos en Urgencias y Emergencias perfectamente preparados para prestar la mejor asistencia urgente a nuestra sociedad.

Para tal mejora profesional y asistencial, además del Experto, las aulas del Colegio han albergado los mencionados cursos de prescripción y también, cómo no, un buen número de cursos y talleres que dan cabida a una formación continua y de calidad en materias que confieren gran utilidad al día a día en la profesión enfermera.

Una formación que promueve asimismo la investigación enfermera, por un lado, y por otro, el afán de superación y de estar cada día más y más preparados para prestar el mejor servicio en el área de trabajo que corresponda a cada profesional. Así, damos buena muestra de ello en las páginas de la presente revista, con ejemplos de enfermeras y enfermeros incansables que consiguen ensalzar el nombre de nuestra profesión y engrandecerla. Para todos ellos, mi más sincera felicitación y el mayor de los agradecimientos.

Por último, es necesario señalar que, para el año que comienza, tanto el Colegio de Enfermería de Córdoba como la Organización Colegial se plantean nuevos retos y un intenso trabajo para continuar en el avance de la profesión, preocupados siempre, además, por la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y, sobre todo, por la seguridad del paciente. Retos para los que Colegio y Organización Colegial confían contar con el apoyo permanente del nuevo Ministerio de Sanidad.

Un año 2012 que se presenta con muchas novedades y nuevas oportunidades para seguir esforzándonos por la profesión. Un año 2012 para el que la Junta de Gobierno y yo mismo, como presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Córdoba, les deseamos:

¡Paz y Felicidad para 2012!